¿Qué nos ocurre a las mujeres con los bolsos y los zapatos? Estos complementos se convierten para algunas en grandes objetos de deseo. La pasión por los bolsos y los zapatos está bien pero cuando llega a convertirse en obsesiva deja de estarlo, lo digo por experiencia. Llenas todos los armarios y cajones de tu casa incluso de la de tus padres y demás familiares de shopping bags, clutches, peep toes, botas, sandalias de todas las formas y colores…
Y yo me pregunto… ¿por qué tanta locura con este tipo de accesorios? La verdad es que muchos de ellos son adorables y quieres tenerlos en tus pies o en tus manos de inmediato… Personalmente me he prohibido a mí misma comprarme más bolsos a no ser que sea uno ultra mega hiper especial, y eso es lo que pienso cada vez que veo uno que me gusta. Ya véis los fetichismos son díficiles de controlar…
En esa situación me encontré paseando con una de mis amigas por la calle Sorní, ¡flash! de repente algo llamó mi atención en el escaparate de la tienda de La Vispateresa. Unos zapatos de ensueño en negro y nude, con unos tacones de vértigo y un toque retro inspirado en las pin up más emblemáticas de la década de los 50. En fin he de decir que sin mucha resistencia entré, me los probé y me los llevé a casa «más feliz que un niño con zapatos nuevos», y nunca mejor dicho. Los zapatos están elaborados por NR.39, una firma turca que crea un calzado genuino. Os invito a que entréis en su web, tienen venta online y una colección 100% bridal para las novias más auténticas.

Zapato de tacón y plataforma de NR.39.

Los zapatos junto a su original caja de latón.
NR.39.

Ahora venía el dilema… ¿cuándo me los pongo? Hace unos días asistí a una boda y decidí que combinarían perfectamente con un little black dress de la colección de Lanvin para H&M que marcaba la cintura con un fajín elástico y jugaba con los volúmenes, así conseguí la tan ansiada silueta de reloj de arena.

Mi little black dress de Lanvin para H&M.
Imágenes de la campaña de Lanvin para H&M.

El diseñador Alber Elbaz también formó parte de la campaña.

Para darle un toque más personal le añadí al fajín elástico un broche vintage plateado y con pedrería, y el toque de color en la mirada gracias a la sombra platinum azul de Deliplus.
Ya sé que la colección de Lanvin para H&M creó mucha polémica en su momento, he de reconocer que la mayor parte de las prendas resultaban de una calidad pésima pero tras la locura del primer día observé toda la colección, fiché mis piezas favoritas por diseño, calidad y precio, y me hice con ellas. Tal vez sea lamentable ver la colección de una de las grandes firmas de moda internacional colgada en H&M como si de una tienda de chinos se tratase pero así es la moda y su consecuente globalización. Como todo tiene su parte negativa y positiva. La positiva, por lo menos para mí fue conseguir dos prendas de Lanvin aunque fuera para H&M, que por suerte o por desgracia será lo más cerca que tendré un Lanvin. Así es la globalización de la moda, todo está al alcance de todos y cada vez se genera menos exclusividad…

¿Os consideráis fetichistas de algún complemento? Quizá, ¿bolsos y zapatos? ¿Cuál fue vuestra última adquisición? ¿Conocíais la firma turca NR.39? ¿Os gustó la colección de Lanvin para H&M?

Abrir chat